Primeras formaciones

Acogiendo un carisma

Dos jornadas intituladas Entrar en la Palabra y Guardar la Palabra son ofrecidas a todas las personas que desen interiorizar su relación con Cristo, Buen Pastor y especialmente a aquellas personas que desean obrar por el Movimiento.

Estas dos jornadas de crecimiento personal introducen a los participantes en la intimidad del Corazón de Jesús y les enseñan a seguirle en la vida diaria.

Estas jornadas son la puerta de entrada para acoger el carisma, la espiritualidad de las Ovejas de Jesús y discernir su llamado a servir a Cristo en el Movimiento.

La tercera jornada : Vivir la Palabra es una jornada ofrecida para iniciarse en la pedagogía específica a los diferentes caminos de evangelización : Los Corderillos de Jesús, Las Ovejas de Jesús, Los Pastorcillos de Jesús.

Iniciación a los sacramentos

Desde hace algunos años y respondiendo a la petición de algunos padres, un camino de preparación en familia al sacramento del perdón y de la Eucaristía (Primera Comunión) es ofrecido a las Ovejas de Jesús que expresan el deseo de querer vivirlo. Una jornada de formación es necesaria para poder vivir esta etapa.

Formaciones continuas

El encuentro anual

Una vez al año, los adultos comprometidos en el Movimiento se reúnen todo un día para compartir sus experiencias, expresar sus expectativas, velar juntos a la orientación del Movimiento. Es una responsabilidad muy seria de guardar viva y actual la gracia recibida. En esta reunión, la llama se intensifica, se propaga, se reinventa en el dinamismo del Espíritu.

Jornada de crecimiento

La jornada de crecimiento puede vivrse en región o en la casa Emmanuel. Esta jornada permite a las personas comprometidas en el Movimiento de guardar el soplo de la evangelización, recibido en la formación primera. Los participantes comparten sus dificultades, sus alegrías y viven juntos un tiempo de interiorización de la Palabra de Dios.

Formación de formadores

Bajo el movimiento del Espíritu Santo y para asegurar una expansión del Movimiento en fidelidad al carisma recibido, algunas personas son llamadas por los responsables de la formación a convertirse en formadores del Movimiento. Estas personas reciben una formación específica que les permite transmitir la espiritualidad y la pedagogía del Movimiento. Estos formadores son los guardianes de la gracia y se reúnen anualmente para compartir y para alimentarse de la Palabra.

Testimonios

« ¡ La Palabra de Dios está viva, es actual ! Luego de vivir esas dos jornadas, solo tengo un deseo, hacer de la Palabra de Dios mi alimento personal y diario. »

Gretta

« Esta formación me inspira a guardar un corazón de niño y a trabajar por la unidad de la Iglesia. »

Margarita

« Siento que el Señor me llama a reunir a las ovejas dispersas y a enseñar su Palabra. »

Carolina

« Es una pedagogía de la Palabra de Dios que cambia nuestros corazones. »

Colette

« Decir en algunas palabras, lo que el Movimiento me ha dado y cuáles son los frutos en mi vida, es todo un desafío. En el Movimiento, he hecho un encuentro único y personal con Jesús, mi Buen Pastor. Este encuentro íntimo, este encuentro personal con el corazón de Dios da un sentido a cada uno de mis días. Un encuentro que alimenta, que reconforta, que guía, que da vida. La verdadera fuente que calma la sed de mi corazón se encuentra en Jesús. El Movimiento de las Ovejas de Jesús me ha hecho descubrir esta fuente. »

Marie-Michelle

«  Me regocijo de sentir que, lo que se realiza en las Ovejas de Jesús, no viene de la inteligencia solamente, sino que sale del corazón a través de nuestro testimonio de vida como bautizado y como hijo de Dios. »

Marie-Josée, Rwanda