Los Campamentos Emmanuel son una experiencia de vida evangélica que acogen a los niños, a los jóvenes y a las familias durante algunos días de profundización espiritual durante el verano.

El objetivo es profundizar la vida cristiana, en fraternidad, siguiendo a Jesús, Buen Pastor.

Es en Quebec, en dos lugares tranquios y hermosos, en medio de la naturaleza, que esta experiencia de verano es propuesta:

  • En Ste-Pétronille de la Isla de Orléans,
  • En St-Honoré-de-Témiscouata.

Desde hace algunos años, los campamentos en regiones son organizados según las peticiones y las necesidades.

Para las Ovejas de Jesús

Para los niños de 6 a 12 años, nuestros campamentos de verano ofrecen una experiencia de fe en un ambiente de fraternidad y de ayuda mútua. Centrada en la Palabra de Dios, la experiencia de los campamentos favorisa el encuentro con Cristo, con uno mismo y con los demás. A los jóvenes se les propone diferentes actividades espirituales: tiempos diarios de oracion, confesiones y misas, pero también actividades deportivas y juegos diversos.

A los Pastorcillos de Jesús

Dos proposiciones son ofrecidas a los jóvenes de 12 a 15 años.

  • Los campamentos Emmanuel en donde una pedagogía específica permite a los adolescentes vivir en fraternidad momentos de compartir, de interiorización de la fe y de la misión.
  • La experiencia de los “Compañeros alegres” en donde tienen la oportunidad de estar al servicio de los campamentos Emmanuel de una forma única en el trabajo manual, la ofrenda y laoración. Es una experiencia de fe en fraternidad y de servicio en la alegría de ser misionero en los pequeños gestos diarios.

Para las familias

Desde hace algunos años, la experiencia de los Campamentos Emmanuel también es ofrecida a las familias. Es una experiencia de fe y de compartir en fraternidad con otras familias creyentes. La Palabra de Dios está en el centro de los momentos de profundización. Esta experiencia favoriza la interiorización de la fe, la creación de lazos profundos y el compartir de las experiencias. La presencia de un sacerdote permite a los padres y las parejes de compartir, de vivir el sacramento del perdón y de celebrar la Eucaristía durante los campamentos.

Los más pequeños también tienen un lugar privilegiado durante estos campamentos. La pedagogía tiene en cuenta sus edades y sus intereses. La Palabra de Dios está también en el centro de sus actividades de juegos.

Testimonios

« ¡La oración y la adoración eucarística : es “oro puro” ! Nuestra experiencia aquí nos conduce a los que realmente es esencial! »

« Me sentí acogida con toda mi familia. En ningún momento vi que los niños molestaban. »

« ¡La experiencia del sacramento del perdón cambió mi vida! ¡Adorar al Señor en pareja, qué regalo! »