Naturaleza

La Escuela del Domingo es un lugar de iniciación y de interiorización del carisma en una formación familial y eclesial. Esta escuela toma su forma y su color del lugar en donde se vive.

Orientación

La implantación de las Escuelas dominicales responden a las orientaciones que el movimiento Las Ovejas de Jesús se dio para los próximos años.

  • Entrar de lleno en la gracia de fundación del Movimiento para vivir aún m­ás el carisma, para crecer en la pertenencia al rebaño de un solo Pastor y con ello, participar en la construcción de la unidad de la Iglesia.

Profundizar el carisma

Favorizar un acercamiento intergeneracional de tipo familiar.

Desarrollar aún más el sentimiento de pertenencia al movimiento Las Ovejas de Jesús y a la Iglesia – Oveja-madre.

Dentro de la “Escuela dominical”, las familias que participan están invitadas a entrar en la gracia del carisma, don de Dios para la vida del mundi: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10,10)

A través del canto tema del movimiento, las familias entran en el llamado personal y la invitación de amor del Pastor a su Oveja: “Y a sus ovejas las llama una por una” (Juan 10, 3b).

El canto es un diálogo entre el Pastor y su Oveja… Yo soy la puerta del redil… Yo soy para ti el Buen Pastor… Ven yo te llamo por tu nombre… Sé siempre en la vida rayo de paz y ternura… Ve por mis otras Ovejas… y la Oveja responde: Señor, oigo tu voz, entro y te sigo…

“Entra en el Redil – Entra en la Vida – Entra por el corazón de María – Entra y sé bendito!. La palabra “Redil”, se refiere al pastor que reúne a sus ovejas para cuidarlas: sanar la que está enferma, alimentar la que está hambrienta, guiar a la que está perdida…: “(Mis ovejas) Las sacaré de en medio de los pueblos, las reuniré de los países, y las llevaré de nuevo a sus suelo” (Ezequiel 34, 13).

En el Redil, tout el mundo tiene un lugar: las familias, los pequeños, los abuelos, las personas solas, los adolescentes, las parejas, las personas consagradas y los sacerdotes;

El Redil, es la Iglesia Oveja-Madre quien, sin cesar, sa a luz a los hijos de Dios (Ovejas de Jesús)… quienes entraron en la pertenencia vital con su Buen Pastor: “Sus Ovejas…” (Juan 10, 3). “Si no somos de sus “Ovejas de Jesús”, la fe no llega” Papa Francisco, 21 de abril del 2013.

El Redil se convierte en una comunidad de vida que vive en la intimidad del rebaño y que resplandece la Ternura de Dios en el lugar en donde se encuentra.

La escuela dominical valorisa el día del Señor y le otorga toda su importancia.