Descripción

« El Señor es mis Pastor, nada me falta. »
Salmo 23

El camino de evangelización Los Pastorcillos de Jesús reúne a los adolescentes de 11-15 años. Los jóvenes que hayan vivido o no algunos años en el movimiento y desean continuar un camino de fe, encontrarán en los Pastorcillos un lugar de crecimiento espiritual y de fraternidad. Mientras que en la etapa de 6-12 años el niño aprende a convertirse en oveja, aquí, el jóven aprende a cuidar a los más pequeños. Con ayuda de María, el Pastorcillo cultiva en su corazón las actitudes del Buen Pastor. A la luz de la Palabra de Dios el jóven reflexiona sobre las grandes preguntas de la vida.

La Palabra de Dios está en el centro de cada reunión de los Pastorcillos de Jesús.

Jornadas de 24 horas son propuestas a los diferentes grupos de Pastorcillos. Estas jornadas permiten reunir a los jóvenes de diferentes regiones para fraternizar y para hacer crecer en ellos un sentimiento de pertenencia.

Un proyecto apostólico es propuesto al inicio del año para permitir a los adolescente expresarse y construir algo juntos, y tomar su lugar en la Iglesia.

Formación

Las personas que acompañan Los Pastorcillos de Jesús en su camino espiritual han recibido una formación específica sobre la espiritualidad y la pedagogía propia al Movimiento. Son adultos que se preocupan en transmitir su fe en Jesucristo y/o jóvenes adultos que participan desde hace varios años en « Las Ovejas de Jesús ». Tienen por nombre : « Pastores ».

Documentos pedagógicos

Documento 1 : Herederos de la Alianza

El primer documento Herederos de la Alianza comprende 10 reuniones de aproximadamente 2 horas, que son una introducción a la interiorización del Salmo 23. Trata de la transmisión de la fe desde Abrahán hasta la revelación de Jesucristo, Hijo único de Dios. Es un paso para poder implantarnos en nuestra historia. Presentando los grandes personajes bíblicos, el jóven comprende que el proyecto de Dios es de establecer alianza con la humanidad pasando por el pueblo de Israel y que esta alianza logra realizarse en Jesucristo. Siendo una persona única, el jóven está invitado a vivir en Iglesia una alianza eterna con Dios. La figura de Abrahán, padre de los creyentes y la figura de David, el autor del salmo 23 están especialmente elaboradas.

Al final de las reuniones, el jóven recibe « la mochila del pastor », que contiene las palabras de Dios que fueron interiorizadas en el trancurso de la reunión.

Documento 2 : El Señor es mi Pastor

El segundo documento El Señor es mi Pastor comprende 20 reuniones de aproximadamente una hora y media. Es una presentación del Salmo 23, versículo por versículo, ligándolos cada uno a los diferentes aspectos de la vida humana y cristiana, en una perspectiva de crecimiento personal y eclesial.

Así, a través de la interiorización del versículo El Señor es mi pastor, se ponen a la luz las condiciones para seguir a Jesús, acogido como el verdadero Pastor. Este versículo invita igualmente al participante a ponerse en presencia de la santa Trinidad. Para poder decir nada me falta, el jóven descubre el secreto del abandono entre las manos de su Pastor. El jóven deja a Jesús liberarle del miedo y darle la paz para poder descandar sobre verdes prados.

Al final del salmo, el jóven recibe un pequeño cayado, símbolo de los pastorcillos.

Emblema

  • El corazón: Nuestra vocación cristiana es una vocación de amor. Jesús nos ha ordenado amarnos los unos a los otros como él nos ha amado.
  • La cruz: Representa al Buen Pastor que acepta su pasión y su muerte para que sus ovejas tengan la vida en abundancia. La cruz es gloriosa porque Jesús ha resucitado.
  • Une rebaño de ovejas: Un Pastorcillo está llamado a cuidar de aquellos que le rodean, es decir de un hermano, de una hermana, de un amigo, de un compañero de clase. Cada jóven está invitado a tomar el lugar de pastorcillo en el lugar en el que vive.
  • El prado y el cayado: El prado es un espacio en donde Dios nos hace descansar alimentándonos de su Palabra y de sus sacramentos. Es también la tierra de nuestra misión. El cayado es símbolo de los cuidados y de la ternura que el pastor da a su trabajo. El cayado identifica al pastor como pastor, es por ello que es símbolo del pastorcillo.
  • Los rayos: Del amor emanan rayos. Estos rayos toman el color de cada persona, según su propio carisma.
pastoureaux_logo

Testimonios

« Estando en los Pastorcillos, he aprendido a conocer a Jesús, pero también he aprendido a conocerme. »

Jérémie

« Luego de una jornada de 24 horas : Cuando vengo aquí, me dan ganas de ser mejor. »

Marie-Lyne

« El recuerdo de mi pasaje en los Pastorcillos es muy agradable. Las reuniones eran momentos de compartir alegres entre jóvenes y pastores. Hablabamos de lo que habíamos vivido en el pasado y lo que vivimos hoy, y éramos guiados a hacer una reflexión moral sobre ello, para el crecimiento de nuestra vida espiritual. Recuerdo también a los jóvenes para quienes estas actividades tenían otro valor, como por ejemplo el ser reconfortados en los momentos difíciles por la instrucción que nos hicieron sobre el amor del Señor y de la esperanza que podemos sacar de ello. »

Jean-René