Descripción

« Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis; porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. »
Lucas 18, 16

El camino de evangelización Las Ovejas de Jesús reúne a los niños de 6-12 años. La Oveja de Jesús toma su alegría de la Presencia del Pastor que cuida de ella, la llama por su nombre, la conduce a verdes prados, la protege del mal. Su voz la asegura, le da confianza y seguridad. La interiorización de su relación personal con su Pastor le hace descubrir su identidad de hija de Dios. Es el descubrimiento de la gracia de su bautismo. En esta etapa, el niño aprende a crecer en la alianza con su Dios.

La Palabra de Dios está en el centro de cada reunión de las Ovejas de Jesús

Una reunión, es la Palabra escuchada, proclamada, acogida, compartida y actualizada. Por cada texto evangélico hay 3 reuniones : El acercamiento al Evangelio, la experiencia evangélica y la prolongación de la experiencia. Estas tres reuniones constituyen los tres tiempos de una única pedagogía que toma su fuente y su inspiración en el Evangelio. Las reuniones se viven a un ritmo semanal o bimensual. La reuniones duran aproximadamante 60 minutos.

Formación

Las personas que acompañan Las Ovejas de Jesús en su camino espiritual han recibido una formación específica sobre la espiritualidad y la pedagogía propia al Movimiento. Son adultos que se preocupan en transmitir su fe en Jesucristo y/o jóvenes adultos que participan desde hace varios años en « Las Ovejas de Jesús ». Tienen por nombre : « Pastores ».

Documentos pedagógicos

Los preliminares

Las primeras reuniones de inciación permiten al niño entrar progresivamente en la pedagogía de esta etapa y de acogerse como Oveja amada del Corazón del Pastor. Al final de los preliminares, el niño recibe una bufanda, símbolo de pertenencia al movimiento.

En camino como Ovejas de María

Luego de un año de camino con las Ovejas, el niño es acogido en el corazón de María. Él acepta que María forme a Jesús en él. Aprende a conocerla, a amarla, a orarla. Al final de esta formación, el niño recibe una estatuilla de la Virgen María, evocación de su presencia amante y de su oración por su hijo.

En camino como Oveja fieles

Luego, el niño es introducido más intimamente en el « conocimiento » recíproco del Pastor y de su Oveja. El niño se liga a su Señor y aprende a contar con Él. La manta que reviste al niño al final de esta etapa es símbolo de la ternura materna de Dios que envuelve a cada uno de sus hijos y le protege.

En camino como Ovejas misioneras

Transformada por la Palabra de Dios, la oveja misionera, a través de su relación con su Buen Pastor, aprende a llevar el amor de Jesús a su familia, a la escuela y a la parroquia. La misión es presentada como un anuncio de la Buena Nueva de Cristo resucitado. El crucifijo de San Damián, entregado al final de esta formación hace memoria de ello.

En camino como Ovejas de luz

Seguir a Jesús nos compromete con los demás. El niño aprende de una forma específica a reconocer a Jesús en los demás, en el que sufre, en el que no es amado, en el pobre. La Iglesia es la luz del mundo. La lámpara entregada al final de la etapa recuerda al niño su responsabilidad cristiana de caminar en la luz y de llevarla a los demás.

Emblema

  • La cruz es nuestra luz y nuestra salvación. Elevado de la tierra, Jesús atrae a Él toda la humanidad.
  • El corazón rojo simboliza el Corazón de Jesús, fuente de agua viva que sacia la sed de la Oveja, y fuego de amor que Él ha venido a encender sobre la tierra.
  • La Oveja está vuelta hacia el Amor y vive en la difusión de la cruz gloriosa para guardar la luz y la Vida.
  • Los rayos de amor, de ternura y de misericordia envuelven y cubren la tierra entera, llamada a formar un único rebaño, bajo la conducta de un único Pastor.
  • El lema : ¡ Ven jesús, ternura para la tierra ! Es la oración de la Oveja amante que pone su confianza en su Buen Pastor y llama con todas sus fuerzas su presencia de vida, de luz y de ternura.
qsn-logo

¡ Ven jesús, ternura para la tierra !

Testimonios

Roberto le dice a su compañero de clases : « Ven a las Ovejas de Jesús, no es como la catequesis. En la catequesis escuchamos hablar de Jesús pero, cuando estamos a las Ovejas de Jesús, tocamos a Jesús. »

Roberto, 9 años

« El movimiento me ha transformado. Me he vuelto atenta escuchando la Palabra de Dios. Las experiencias evangélicas me han permitido vivir el Evangelio de una mejor forma. Siento que mi Buen Pastor está más cerca mío. Me vuelvo otra persona, cultivando el silencio interior y la adoración. »

Nicole, Haití

« Desde que comencé a ir a las reuniones de las Ovejas de Jesús, tengo más confianza en mí. Jesús, dame la fuerza de ser yo misma. »

Catherine, 10 años

« En las Ovejas, he aprendido a ponerme en contacto con Dios, a abrirme a Dios. »

Diane, 11 años

« Ser Oveja de Jesús, es saber que hay alguien que cuida constantemente de nosotros y que vela sobre nosotros como un Buen Pastor que vela por cada una de sus Ovejas. »

Christine, 10 años

« En las reuniones de las Ovejas de Jesús, he vuelto a encontrar la paz, el amor, la voluntad y la amistad. »

Frédérick

« Siento que Jesús está presente en mi vida y eso, gracias al grupo de Ovejas. Este grupo me ha dado el gusto de la Palabra de Dios que escucho cada día. Las Ovejas me han ayudado a rezar mejor y he logrado cambiar mi vida y mis comportamientos en mi familia y en mi barrio. »

Christelle, 10 años